Jan 13, 2008

Propuesta Indecente?...



Tensión sexual... buen término. Nada mejor que una gota de lujuria para que el juego comience.


Lo primero: dejarse llevar. Caricias en todos los sentidos de la forma más sutil para entusiasmar el tacto. Cabeza, espalda, brazos y piernas todo comienza a sensibilizarse para jugar. Segundo paso: palabras al oído. Aquellas infaltables y seductoras palabras, que empiezan con la ternura y terminan en la obscenidad. Tercer recurso: Besos. Contando con una variedad infinita de formas, grados, lugares e intensidad de los mismos. Lo importante es saber estamparlos en la zona adecuada y en el momento preciso. Cuarto: Ritmos. Saber llevar el hilo de la conversación sexual. Sincronizados y concentrados en la cancha de fútbol hasta los 90 minutos, incluído el tiempo agregado. Quinto: En pedir no hay engaño. Hacerle saber al otro lo que le gusta. Así ambos disfrutan de la amabilidad y atención del otro para que el balance sea exitoso. Sexto: Protección. Depende que tan adelantado sea el asunto de la ropa, pero en cualquier caso o momento no olvidar su casco. Sexto: Posiciones. En realidad si todo es en complicidad, las posiciones llegan solas. Usted no debe perder el horizonte de su propósito y practicar lo que más le acomode, o bien, incitar a una nueva experiencia siempre con precaución y consideración al otro. Y en séptimo y último lugar: Resolución. Luego del evento totalmente concluído, nada mejor que descansar en la cama junto a su "propuesta indecente" absolutamente satisfecha.



Que buenos son los amigos.



P.D.: "Si el río suena, es porque piedras trae".




Jan 2, 2008

Nuevo Año


No es que me desagrade año nuevo, solo que generalmente acontece algún evento desagradable y poco olvidable. Por eso desde hace como 6 años que le quito toda emotividad, sensibilidad, nostalgia y compromiso al día en sí. Disfruto más haciendo el balance las horas previas y lanzando líneas de lo que puede ser el futuro. Me entretengo leyendo lo que depara el destino en los horóscopos infaltables a fin de año en la variedad de revistas que mi papá trae a la casa para estas fechas, como siempre hay feriado, nunca ha faltado el paseo a la playa, y estos últimos años, los días de relajo en la parcela de Quillón (con "i") donde no puede faltar esta delicatessen. Sin embargo, debo confesar que a los pocos días ya no recuerdo nada de lo que será mi futuro amoroso o laboral, ni la ropa que debería usar, ni los días más hot, ni los signos compatibles en la cama que señala Cosmopolitan... bueno, de eso si me acuerdo jajaja.


Si mal no recuerdo, en dos oportunidades he pasado el Año Nuevo durmiendo, con cero interés de celebración ni jarana. Antes íbamos a ver los fuegos artificiales en Talcahuano, junto al mar. Otras tantas la pasamos en la casa saludando a los vecinos y viendo los fuegos por televisión. En los años más recientes, en Quillón los 4 en familia donde también disfrutamos del sol y la piscina... y duermo hasta tarde, lo mejor.


Pero esta noche de año nuevo trajo consigo un momento de conversación profunda con un ser querido que me dejó bastantes interrogantes por una parte, y por otra, un tanto encontrada conmigo misma. Las heridas del pasado siempre afloran, y los archivos X sin resolver vuelven a remorder de vez en vez. Me di cuenta que no he perdonado, ni he acogido como debiera, porque simplemente no he logrado desarrollar la voluntad para lograrlo... quizá nunca lo logre. También caí en cuenta de que no sé respetar, y eso es muy grave. Realmente soy demasiado intolerante y lo peor es que con quienes más amo. No soporto que no acepten mi punto de vista. Y eso se debe a un egocentrismo que muchas veces me criticaron pero que no reconocía. Hoy lo reconosco, y es vergonzoso.


Dormiré y descansaré pidiendo claridad para mejorar.


Nunca es tarde.

3 años...

Tres Años!! Hace 3 años que aterrizamos en tierra chilena nuevamente, y de forma definitiva, al menos por un buen tiempo... Hemos echado a...