Dec 28, 2010

2010...

Lo bueno: Los viajes. Granada y alrededores, maravilloso... La Alhambra, es preciosa, relajante, infinitamente detallista y bella. Praga, llena de historia, lucha de religiones que ha dejado huella en la ciudad y su gente, un reloj astronómico alucinante, y pareciera que el tiempo se ha detenido en sus calles, fachadas y colores. Lanzarote: ¡anduvimos en camello!... nada más exquisito que un baño nocturno en el mar a la luz de la luna, y repetidas tardes al sol en la piscina... ah, y el masaje a la habitación, ¡buenísimo!. La mejor compañía: con mi hermanita en los dos últimos viajes, y con David en Andalucía... ¡memorables borracheras!
Luego vino mi viaje a Chile, espléndido, renovador, lleno de energía para volver cargada de amor al otro lado del Atlántico. Y de los lugares, bueno, todo mi país es bello. Valle Central, la playa, la cordillera, termas, glaciares, extremo sur. El viaje con mis mejores amigas a Villarrica-Pucón fue de lo más divertido, y con muy buen clima. Luego a Punta Arenas, con mi madre, lo pasamos sencillamente fenomenal, reímos un montón, conocimos las Torres del Paine, el Glaciar Grey... una experiencia excitante. Y un excelente recuerdo de mis tíos. Barcelona. Lo pasamos genial, recorrimos rápido y faltaron lugares por descubrir, pero lo que pudimos ver, muy cosmopolita, una ciudad multicultural, muy enriquecedor. Y en la parte profesional, la gente del Hospital Clínic nos dieron una grata sorpresa con su preparación y dedicación por la obstetricia. Portugal. Principalmente Viana do Castelo y Oporto. Bello... me recordó mucho a Chile, la gente muy amable, simpática y buena de corazón. Me acogieron como una amiga más, me encantó, me sentí como en casa. Me recordó a mis amigas chilenas en nuestros mejores momentos. Adoro descubrir sensaciones nuevas y aquí pude sentirme realmente muy cómoda, y muy querida.
Para seguir con lo bueno, el afianzamiento de mi amistad con Jéssica, la quiero muchísimo... y sé que es mutuo. Nos cuidamos, nos acompañamos, nos apoyamos, nos escuchamos y nos divertimos. Es gratificante poder contar con alguien incondicionalmente, en un lugar tan alejado de tu país, por eso agradezco infinitamente que nos haya reunido el destino, y estemos aprovechando la oportunidad a fondo.

Lo malo: El terremoto en Chile y la incertidumbre por 14 hrs sin tener señales de vida de mi familia. Fue un sismo emocional tremendo, no poder compartir con ellos el mal momento, me hizo sentir desolada, pero gracias a Dios todos están con vida, y lo más importante es eso, ya desde ahí recobrar las fuerzas para seguir adelante y reconstruir, se les dio una nueva oportunidad y lo entendieron así muchas familias que se apoyaron en ese momento. Después de todo, fue enriquecedor.
En otro plano, los problemas o conflictos relacionados con el trabajo. Que a decir verdad, como sólo es una parte del día, creo que no vale la pena amargarse por eso. Sí, lo he pasado mal cuando no comprenden mis puntos de vista, y simplemente hacen oídos sordos a la realidad. Me da impotencia. Esa es la palabra... la impotencia que me da al ver que no son profesionales. Pero hay de todo en la viña del Señor, así que seguiré luchando día a día por mis convicciones para que las cosas resulten de la mejor manera y bajo los menores riesgos. Los líos personales, son menos manejables, pero dar la oportunidad es un trabajo que aún no puedo elaborar exitosamente, no se me da.
Pasar la Navidad lejos de mi familia. Me da tristeza al recordar que no estoy con ellos, pero ha sido mi elección, y desgraciadamente la vida no es perfecta en ningún momento, y bajo ninguna circunstancia. Por eso es que elegimos de acuerdo a lo que se nos presenta, y luego asumimos las consecuencias y responsabilidades que eso conlleva. Y yo, asumo la distancia lo mejor posible. Soy feliz.

Gracias 2010 por lo bueno y lo malo. Todo sirve en mi mochila. Adiós.

Dec 18, 2010

el amor...

Creo que si no escribo un poco esta noche, no podré dormir.
Lejos el amor es el sentimiento más profundo y bello que el ser humano puede llegar a sentir, sin embargo, ¿por qué huimos de él? No soy yo quien tiene miedo a sentirlo, pero el mundo gira a un compás que no logro entender. Quisiera tenerte conmigo y no puedo. Quisiera compartirme contigo y no puedo. El mundo entero se vuelve un instante, y quisiera que en este segundo me tuvieras en tus pensamientos... así como yo te tengo. Siempre termino diciendo que me basta con saber que existes, pero ¿cuánto estoy dispuesta a dar para tenerte? El raciocinio nunca ha sido mi mejor compañero en estas circunstancias. Mas la palabra es la que hace que pueda expresar en una centésima del total lo que siento. Es como si toda una vida no bastara para amar.
La vida y sus elecciones. ¿Dónde queda el arriesgarse? Quisiera poder hundirme en tí, y no puedo. Vivo de recuerdos. Porque lo que hice ayer es lo que queda. Lo que hago hoy es sólo sobrevivir. ¿Crees en el destino? Creo. Creo en la certeza de que hay una oportunidad en la vida de decidirse por el amor y ser feliz. Complicamos todo. Maldito mundo que vivimos. Quisiera transportarme a un mundo sin sueños, para que pudiera en este momento ir hacia tí sin más. Encontrarte en los sueños, pero además, despertarte con mis besos.
Hacerme físicamente presente en tu vida, y compartir juntos un solo cuerpo y un solo espíritu. Que maravilloso sería. Que regalo me haría. Es egoísta y narcisista, pero creo que sólo me quedaré esperando a que vuelva otra oportunidad -difícilmente cierto- y me encuentre con otro tú que pueda estar cerca de mí, y unirme a él.
¿Seré capaz de vivir en la constante veleta del amor? Quizá sólo esté hecho para mí en la muerte. Quizá muriendo viva otra vida en que me permita realmente obviar las ataduras sociales, y sólo vivir de emociones. Emociones que transforman vidas, emociones que vibran en el cuerpo, emociones que llenan de color la vida. ¿Cuál de todas las vidas terminaré viviendo? Quisiera poner más para optar por la segunda, pero mi cabeza se inclina por la primera. Así sobrevives a vivir sin compromiso, a vivir sin otro, a vivir solo.



Dec 17, 2010

Mariposas



Siento otra vez mariposas, y me agrada.
¿Qué es lo que me gusta? tu cuerpo, tu forma de hablar, tu forma de caminar, tus ojos, tu sonrisa, tus gustos musicales, tus viajes, tu voluntad, tu caballerosidad, tu humor, tus silencios, nuestras conversaciones, tu abrazo, tus miradas, tu madurez, la forma en que ves la vida.
El tiempo se hace absolutamente relativo, porque siento que te conociera de toda la vida. Esto si que no me había pasado antes. Me has fulminado.
Te ofrezco confianza, fidelidad, preocupación, mimos, amistad, madurez, gustos en común, diversión, risas e ironías, manifestaciones de amor... pero no puedo darte olor, ni tacto, ni abrazos, estoy físicamente lejos, pero siento que la conexión es más fuerte.
Deseo de todo corazón que se transforme en algo suficiente para tí. Sí que lo deseo. ¡Bienvenido a mi vida!

3 años...

Tres Años!! Hace 3 años que aterrizamos en tierra chilena nuevamente, y de forma definitiva, al menos por un buen tiempo... Hemos echado a...