Mar 1, 2011

La otra historia...

Noviembre 2002. Me encuentro tomando un bus a Santiago, para entrevistarme con la psicóloga de la Fundación Juan Pablo II, y seguir en el proceso para la beca de estudios en la Universidad Católica de Chile. Estoy emocionada. Si todo sale según los buenos pronósticos, podré postular a Enfermería/Obstetricia en la Católica, irme a vivir a Santiago, estaría en un hogar para universitarios de lunes a viernes y el fin de semana, podría estar con mi amor. Él me espera en Santiago y me acompañará a esta importante entrevista.
Es un gran hombre. Un compañero fiel, esa persona especial que sabes te será fiel toda la vida porque simplemente, te ama. Me mira y mi corazón se derrite. Me acaricia y mi piel se quiere quedar con él para siempre. ¡Cómo le amo!
Falta poquísimo para terminar el liceo, luego viene la P.A.A., pero estoy tranquila, me ha ido bien en los ensayos. Un buen puntaje me permitirá postular tranquila e ingresar en un buen lugar a la carrera que quiero. Sé que así será. Yo quiero estudiar enfermería, y mi familia quiere, Obstetricia, el dilema se resuelve en Santiago, puesto que es Enfermería/Obstetricia, así que no hay pleitos. Finalmente, los resultados me dan la razón y tengo que matricularme en la Católica. Le cuento a mi amor, y está feliz, y muy orgulloso. Al fin podremos estar juntos.

Marzo 2003. Comienza mi segunda etapa. Mi vida en Santiago. Es una ciudad asfixiante, y no sólo por el smog y la cantidad de gente por metro cuadrado, sino por la atmósfera que envuelve a la gente. Siempre apesadumbrada. Pero bueno, de a poco conocer este nuevo mundo. Donde las clases sociales se hacen más perceptibles, y si no lo notas, se encargan de dejártelo claro. Mis respiros son mayores los fines de semana. Salimos de excursión por la ciudad, conversamos largamente en un café, o vamos a recorrer distintas librerías o ferias de libros usados. Es tan enriquecedor. Su mente "de ingenio" me fascina. Y ha sido indudablemente mi punto de apoyo y desarrollo en este nuevo mundo. Me contiene, me escucha y me anima a seguir con lo que me he propuesto. Es genial tener a quien amas a tu lado.

Mi familia se ha ido acostumbrando poco a poco. Cuando puedo viajo a verlos, pero como saben que mis responsabilidades como estudiante son primero, entienden que vaya esporádicamente. En todo caso, las llamadas telefónicas nunca faltan. Él también ha viajado conmigo a visitarlos, así también están más tranquilos, al saber que cuento con alguien en esta orbe incondicionalmente.

Los estudios van bien. Las asignaturas de ciencias se me han hecho fáciles. He conocido muy buena gente, y poco a poco se van incorporando amigas a mi lista. Son grandes personas. Puedo decir que he terminado un buen año.

Diciembre 2007. Este año ha sido duro en la U. Las últimas asignaturas, el internado, la tesis. Pero he salido victoriosa. Y tengo al fin mi título universitario.
Nuestra relación ha ido a más. Siempre madurando. Puedo seguir confiando en él, siempre conmigo. Siempre unidos. Mi familia pregunta frecuentemente cuando nos casaremos, y pienso que podría ser pronto... para casarte sólo es indispensable saber que amas al otro, y eso lo supe desde el primer momento que le besé.

Me gustaría comenzar a trabajar, ahorrar y luego buscar alguna forma de irnos un tiempo al extranjero. Siempre ha sido uno de mis grandes deseos, viajar por el mundo, sobre todo Europa. Y si podemos vivir un tiempo por allá, sería magnífico. Sé que también le agrada la idea. Además, ¡tenemos toda un vida para compartirla como nos venga en gana!... soy feliz.


5 comments:

Anonymous said...

Dudo que sepas quién soy, pero en realidad eso poco importa. No te contaré tampoco las circunstancias de este desprolijo mensaje. Sólo te diré que hoy pasaste de manera brutal y fugaz por mi cadena de pensamientos nocturnos y decidí venir y volver a leer un poco de tu vida (aunque quizás ni siquiera me corresponde hacerlo). En fin. Ojalá este todo resultando bien en España. Espero verte algun dia en la ciudad de la furia.

εïз..·´¯'Anais..·´¯'εïз said...

Bueno no son muchas las alternativas... ¿de verdad quisieras encontrarte conmigo en Santiago?... todo es posible, si crees que te haría bien, podemos acordarlo. Saludos.

Anonymous said...

Me sorprende que tengas aún una noción de mi. El tiempo y la memoria son implacables. Si quieres, podemos hablar. Saludos.

εïз..·´¯'Anais..·´¯'εïз said...

¿Quién eres?

εïз..·´¯'Anais..·´¯'εïз said...
This comment has been removed by the author.

3 años...

Tres Años!! Hace 3 años que aterrizamos en tierra chilena nuevamente, y de forma definitiva, al menos por un buen tiempo... Hemos echado a...